miércoles, 23 de mayo de 2012

Nieve de vainilla y lavanda

Mientras leen mi sermón, pueden escuchar la linda canción que les dejé al final.



La lavanda me remite a tranquilidad, sosiego, tiempo para estar conmigo misma… todo lo que en los últimos meses no he tenido. Vivo una paradoja (y sé que no soy la única): trabajo y estudio para ser libre, para no depender de una mano ajena que me alimente, pero paso mis días frente entre cuatro paredes, frente a un monitor. No me tomen a mal, no me quejo de tener trabajo, sino todo lo contrario.

 Una de las actividades que más extraño desde que me convertí en Godínez es cocinar. Sí cocino, a veces, pero en las noches, cansada y con prisa. Antes pasaba tardes enteras cocinando con Marluz, platicando, experimentando con sabores y escuchando música de los Beatles.  Pero no me preocupo: esos días volverán cuando por fin vivamos en nuestra comuna hippie, orgánica y autosustentable.

Mi ñoñez me dice que la cocina debería ser una actividad terapéutica, energizante, revolucionaria… una actividad que implique los cinco sentidos y que nos permita desarrollarlos; una relación comunitaria que se exprese en la compra de ingredientes locales, la preparación de alimentos en compañía de otros y su disfrute en colectivo. Si no es así, cocinar para mí pierde todo su sentido.

Cuando mi querida Pola me regaló una planta de lavanda, me puse a imaginar qué podría hacer con ella. Galletas, una nieve, un pastel… la verdad es que lo de menos era encontrar qué hacer con esta flor; me emocionaba sobre todo planear, buscar los ingredientes, cocinar y compartir el resultado. Comparto depa con una roomie, quien por cierto está de viaje, y no tengo nadie a quien darle a probar mi experimento (suena en mi inconsciente la voz de mi hermana que se ríe mientras murmura “Forever Alone”). Vengan a visitarme, vivo cerca.

Ingredientes



2 tazas de leche entera
1 cucharadita de vainilla natural
1 cucharada de flores de lavanda frescas
 ¾ taza de miel de abeja
3 yemas de huevo
Una taza de nata líquida

(Ustedes perdonen que no utilice medidas exactas, como mililitros y esas cosas, pero dejé mi taza medidora en casa de mi mamá e hice la receta con viles tazas de té)

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es preparar una infusión de leche con lavanda. Colocamos la leche en una olla pequeña, la calentamos y, cuando esté a punto de hervir, agregamos las flores de lavanda previamente lavadas y la vainilla líquida. Es importante no perder de vista la leche, pues si hierve se separarán las proteínas de la grasa y tendremos como resultado una mezcla nada agradable a la vista. Dejamos la infusión de lavanda unos 10 minutos y probamos. Si el sabor aún no nos convence, podemos dejar unos minutos más. Cuando nos guste y nos sepa a lavanda, entonces podemos quitar las flores.

Por otro lado, batimos ligeramente los huevos y añadimos la miel, revolvemos. Cuando la infusión de leche y lavanda esté fría, añadimos lentamente a la mezcla de miel y seguimos revolviendo. Colocamos nuevamente en la olla y calentamos a fuego medio hasta que espesa un poco.

Yo no encontré nata líquida; encontré de la espesa, así que la metí unos segundos en el microondas. Ya que la mezcla de la olla está a temperatura ambiente, mezclamos con la nata hasta obtener una pasta homogénea. Colocamos sobre un refractario y metemos al congelador.

Si son cocineros nocturnos como yo, entonces nos vamos a la cama, contamos borregos e intentamos dormir. Al día siguiente, sacamos la nieve del congelador, dejamos unos minutos para que se derrita un poco y batimos. Volvemos a meter al congelador un par de horas y sacamos unos minutos antes de servir. Yo la decoré con un par de moras azules.

Como comprobarán si la hacen, esta nieve tiene un sabor muy sutil, ligeramente perfumado y que no se asemeja a ningún otro. Si se les ocurre alguna variación, les pido sean tan amables de compartirla conmigo. ¡Larga vida al helado!


Mis amigas bloggers hicieron sus propias creaciones con lavanda: unas cocinaron recetas, otras elaboraron manualidades, otras dieron rienda suelta a su imaginación y escribieron historias... Aquí las pueden visitar:

Salmón a la lavanda, de La Hormiga Cocinera
Cajita con lavanda, de De Colita Gris



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada